El Sol en Casa XII



Es evidente que el Sol no se encuentra en su mejor posición en esta casa donde la resonancia colectiva, el poder del inconsciente y la sensibilidad exacerbada llegan a asentarse con firmeza.


Será ? Que es una buena posición ? Existe una posición buena, mejor, mala, pésima ?

Bueno, la idea no es abrir el debate, sino abrir la mente.


Es cierto que lo que representa el Sol en tanto a la vitalidad, la capacidad de brillar, mostraste, confiar en sí mismo(a), tener éxito y obtener reconocimiento, irradiar entusiasmo y energía ... y tantas características solares no se van a manifestar con la misma potencia. Por lo menos no al principio.


En efecto, la casa XII en primera instancia “absorbe” energía, porque necesita nutrirse. Es la que más requiere de alimento y por esa razón en la mayoría de los casos los planetas allí puestos no tienen esa capacidad de manifestarse y se quedan reprimidos (ver artículo “iniciación a la casa XII”.


El Sol, que represente nuestra identidad, nuestro centro vital, la manifestación de nuestra singularidad, se encuentra en pleno mar explorando territorios desconocidos, amplios, donde ninguna de las características anteriormente mencionadas estarán siendo priorizadas porque en esta casa el aprendizaje tiene que ver con el servicio, con el aporte colectivo, con el misterio y la Mística, con la inspiración poética y la resonancia maxima a través de la sensibilidad. Así vamos describiendo con calma cómo puede manifestarse un Sol en casa XII, pero sin jamas olvidarnos que la precisión de una buena interpretación depende de la multitud de factores que se suman a la carta natal : planetas en signos y en casas con sus respectivos aspectos.


El Sol en casa XII otorga en primera instancia una maxima sensibilidad que será muy compleja manejar desde la primera infancia. Las percepciones y los sentimientos son extra-saturninos, esto es, más allá de los límites que otorgan la individualidad en el contexto social actual. De antemano esta sensibilidad podrá ser la causa de una polaridad Neptuniana (ver articulo polaridad transpersonales).

El Sol irradia de una forma muy peculiar.


La falta de confianza en uno, así como el sentimiento de perderse completamente estarán presentes al principio de la vida, porque justamente no existen aquí bases estables sobre las cuales dejar reposar su identidad. Incluso es frecuente que los Soles en XII tiendan al consumo de drogas o tendencias adictas o evasivas de todo tipo, conscientes o inconscientes. También pueden ser temas psiquiátricos o poderes psíquicos muy manifiestos.


La mejor forma de canalizar este inmenso abismo de sentimiento abarcador, desde luego, va a ser a través del arte.


El Sol en doce va a tender a dar personas tímidas, introvertidas, carentes de ánimo, porque algo adentro de ellas ya conocen la historia del logro, de la confianza, del éxito, de la energía que culmina mostrando sus luces a todos y a todo.


Existe allí una sabiduría innata, que progresivamente va a ir llevando el destino de la persona a la manifestación del conocimiento interior, por lo cual la persona llevará experiencias de mucha intensidad que se tendrán que vivencias solitarias, en refugio, en condiciones de poder llevar a cabo reflexiones y desarrollar aptitudes que corresponden a este nivel vibratorio que es el Sol en XII.


Verán que es extremadamente difícil de impresionar un Sol en XII porque es como si adentro de el ya lo hubiera vivido todo, y justamente el interés que se manifiesta hacia la vida desde luego llega a una necesidad de servir, de entregarse, de ser compasivo y disolver las barreras individuales para resonar e inspirar, para conectar con una dimensión más elevada muy alejada de la satisfacción material o del reconocimiento social.

El Sol en XII encontrara el propósito de su vida en el momento que sentirá el verdadero llamado al servicio, y cuando la verdadera semilla de la esencia de la vida que se encuentra en lo más profundo, en algún momento después de muchas caídas a través de la ilusión y el ensueño, llegue a germinar.


Tal es el aprendizaje. En esta oportunidad hay algo de melancolía, de nostalgia, de tristeza, pues es lógico que no me voy a lograr relacionar cómo “los demás” y que mi relación con el mundo será distinto, porque voy a vincularme en y a través de la sensibilidad, y desde luego poder ir guiando a otros hacia su verdadero sol.


Por ello que los Soles en XII no interesan de montar al escenario pero son excelentes para ayudar a otros a hacerlo. Perciben la dinámica psíquica e intuyen lo que los demás no logran entender de sí mismos.


Desde luego es frecuente también que los Soles en XII hayan vivido ciertas experiencias de abandono o de rechazo, que lleven a la soledad. Hace parte de ese aprendizaje donde difíciles de encontrar son las guías, por lo menos comunes como los padres. Aquí aparece un maestro que no es de casa IX : la madre Tierra, o la naturaleza.


Generalmente el contacto con la Tierra, la naturaleza se hace muy profundo, porque es el espacio de revitalización, de drenaje y de encuentro que el Sol en XII tendrá que aprovechar.


Por ello muchos son los que tendrán contacto con el misterio de la fe, el Chamanismo, las plantas de poder, y toda manifestación de la parte y del todo. La casa XII es la que lleva el estado material en absoluta disolución para regresar al origen de todo. No obstante es relevante decir que muchos pueden ser los inconvenientes económicos con esta posición, porque justamente la materia en un principio no se logra ordenar. Por lo menos durante una buena parte de la vida, hasta que haya más madurez.


La posición de Saturno será absolutamente clave para definir las capacidades de la persona en salir adelante de las duras pruebas que esperan un Sol en XII, ya que Saturno représente por una parte la voluntad y por otra la estructura.


Mucho hay por decir, pero esperemos que estas pocas notas puedan ayudarlos a entender los mecanismos de resonancia del Sol en casa XII.