Mirada a las casas de Gozo y Tristeza

Se trata de un concepto muy antiguo que ha sobrevivido hasta el día de hoy. Vamos observar este concepto y permitirnos darle una critica constructiva. Por supuesto no para desmeritar a los antiguos, bien al contrario, pero para dejar surgir una adaptación coherente y necesaria a conceptos antiguos que a veces no tienen más razones de ser en el mundo de hoy por el debido cambio de consciencia que se ha manifestado, que se manifiesta y que se manifestará en relación a la especie humana.





Los antiguos consideraban que los planetas tenían algunas posiciones por casa que les favorecían y otras que les desfavorecían. A estas las llamaron respectivamente casas de Gozo y casas de Tristeza. Podríamos considerar esta pequeña clasificación como un estado terrestre del planeta, análogo a las dignidades celestes (domicilio y exilio exclusivamente en este caso).


Llegaron a esta conclusión de forma natural calculando y estableciendo parámetros por medio de la lógica. Las posiciones siempre se van ubicando por ejes, por lo cual el gozo siempre se va a oponer a la tristeza y vice-versa.


Siendo un concepto antiguo, es normal que no se expongan los planetas más modernos (de Urano para adelante).


Entonces veamos cuales son las casas de Gozo y Tristeza de nuestro equipo de 7 planetas.





Es interesante ver cierta coherencia psicológica y energética en esta tabla, pues no parece a primera vista desconcertante la tabla.


En el caso del Sol, es obvio que le corresponde un puesto alto en la esfera celeste, pues es el gran relámpago que alumbra los caminos, da brillo y confianza. Desde luego que si existen varias posiciones destacadas para el Sol, la casa 9 es a mi parecer una muy apropiada. El Sol reluce allí en la esfera de las comprensiones espirituales e ideológicas, en la capacidad de transmitir y liderar procesos de enseñanza y el gozo del Sol en la 9 puede perfectamente ser el significado de una capacidad de maestría. La identidad se va fijando con apertura hacia horizontes lejanos, exteriores, descubrimientos y le da amplitud y vitalidad. Obviamente en contraparte también tendrá otros retos.

A cambio su casa de tristeza es la casa 3.


Desde una perspectiva tradicional, sin embargo, se podría identificar posiciones más "brillantes" para el Sol como la casa X. Por ejemplo era una posición muy esperada en los tiempos antiguos, que indicaba capacidad de liderazgo y que podía asumir posición de soberanía, obtener reconocimiento publico etc. En la actualidad es una posición muy privilegiada para políticos, personas famosas [...]. En contraparte, la casa XII es probablemente la casa más difícil de asumir para un Sol. La casa VII incluso es muy compleja para el Sol, pues allí la identidad queda proyectada, al servicio y muchas veces, dependiendo del otro.


En caso de la Luna, en casa 3 de su Gozo otorga una cierta "inteligencia emocional", pero su forma de comunicar puede ser muy abrumador cuando justamente carece de seguridad. En este caso por ejemplo puede observarse dificultades de exteriorizarse. Así mismo el pensamiento lógico de casa 3 puede volverse muy subjetivo. A cambio en casa 9 la Luna efectivamente se puede encontrar exiliada, muy lejos de la conciencia tribal y reconfortante de la casa 4, lo cual antiguamente era muy complejo.


Mercurio en 1 se encuentra en Gozo y en casa 7 en Tristeza. De la misma forma, realmente sin ir a describir verdaderas características del Mensajero de los Dioses en estas respectivas casas, afirmaría sin más que Mercurio puede tener posiciones más difíciles que en casa 7. Por ejemplo en casa 12 o 9. Es más, en casa 7 puede dar vínculos superficiales y tendencia al aburrimiento que puede resultar complejo a la hora de establecer una relación duradera, pero también otorga una gran capacidad vincular, donde se facilita muchísimo el intercambio, el compartir, el flujo y reflujo de un enriquecimiento social notorio.


Venus en 5, ¿en gozo ? Bueno aquí efectivamente existe una analogía muy evidente. En tristeza en 11 también se podría analizar dificultades. Pero nuevamente, creo que en casa 1, por ejemplo, Venus puede arrastrar dificultades mucho más complejas que en casa 11. Pues ubicado en el ASC se hace mucho más complejo afirmar su propia forma de ser y proteger sus intereses porque Venus siempre busca satisfacer a los otros, a la semejanza Librana.


En el caso de Marte resulta evidente que en casa 6 (Gozo) se puede encontrar más funcional y productivo en la medida que se emplearía la potencia y la energía en términos de labor y de trabajo, pero también allí son numerosas las personas con semejante posición que sufren de migrañas. Así mismo, por ejemplo en 12 es casa de su tristeza pero yo lo veo mucho más complejo en casa 7.


Júpiter se encuentra en Tristeza en casa 5 y en Gozo en casa 11. Obviamente el tejido social que se puede realizar con Júpiter en 11 es muy interesante, y le podemos sumar la posibilidad de encontrar padrinos y benefactores, amigos protectores y benéficos, proyectos grandes [...]. Pero siendo Júpiter, no lo veo mal en casa 5 donde otorga una gran creatividad y un ego sin medidas extravagantes (hahaha). Júpiter siendo tan benéfico (especialmente para los antiguos), lo observaría mucho más desolado en casa 8 que en casa 5, y, de acuerdo con la necesidad de supervivencia y el enraizamiento en la dinámica materialista de la cual hasta ahora tratamos de exorcizarnos, Júpiter hubiera sido más provechoso en casa 2.


Finalmente, Saturno en casa 12 se encuentra en Gozo, y en casa 6 en Tristeza. De igual forma, creo que no es muy relevante porque si bien podemos resaltar condiciones muy positivas de Saturno en 12, también encontraríamos un Padre exiliado, una soledad tremenda, una tendencia a los encierros [...], mientras que en 6, su casa de tristeza, Saturno se pone manos a la obra con lo que más le gusta : ¡ trabajar !


No se pretende describir las posiciones con meticulosidad, pues esto tomaría un tiempo considerable del cual no podemos beneficiarnos ahora mismo (Saturno esta en Acuario jajaja), pero realmente lo poco observado me convence de que el uso de las casas de Gozo y Tristeza no tiene mucha pertinencia.


Adicionalmente, desde una perspectiva humanística resaltamos la importancia de no llevar ningún condicionamiento. Existen demasiadísimas posibilidades en la observación astrológica para como determinar un Gozo y/o una Tristeza de una planeta en una casa, desconociendo su dignidad celeste (signos en el cual se encuentra, aspectos que recibe etc.).


Es más, existe una realidad que puede ser trascendida, donde encontramos que en toda posición existen retos y dificultades que van entrelazándose en las mismas cualidades y potencialidades positivas de la expresión de un arquetipo planetario. Añadiré que entre más benéfico puede ser un planeta, más complejo será su despliegue porque esta en la naturaleza misma de nuestro modo de ser humanos que podemos entender esta dualidad :

Talento de un lado de la balanza conlleva detrimento del otro, es inevitable e incambiable.


Así que donde tengamos a estos planetas disfrutemos de lo que nos aportan, aportando más conciencia a nuestra forma de ser.