Teoría de las Determinaciones Astrológicas




Las 112 Reglas de Morín de Villefranche, reunidas por Henri Selva y ampliadas por el Dr. Spicasc, son el legado de quien fuera el mejor astrólogo de occidente, empleado por eminentes y poderosas personalidades de su tiempo, como miembros de la realeza, duques, obispos, y entre ellos el temido Cardenal Richelieu. A pesar de haber sido escritas hace más de 400 años, siguen siendo bases muy importantes para el astrológo.

1- Cada planeta, signo zodiacal y estrella fija, provoca efectos específicos diferentes en cada una de las casas astrológicas.

2- Cada planeta, signo zodiacal y estrella fija da lugar a diferentes efectos en una misma casa astrológica.

3- En dependencia del aspecto que se forme entre 2 planetas, así será el efecto que se produzca.

4- Un mismo aspecto conlleva diferentes efectos según del planeta que provenga.

5- Cada planeta produce diferentes efectos en dependencia de la casa astrológica que él rija.

6- En el tema natal de una persona, cada signo zodiacal manifestará las propiedades del planeta que lo ocupe, así como los aspectos que forme dicho planeta. Cada signo zodiacal ejercerá su acción sobre un individuo en dependencia de donde esté situado en la carta natal. Por ejemplo al situarse en el Ascendente actuará sobre la vida y constitución de esa persona. Al encontrarse sobre la cúspide de una casa cualquiera influirá según el significado de esta casa.

7- Cada planeta actúa según su naturaleza y la fuerza que posea. Esta última viene dada por su dignidad (domicilio, exaltación, exilio, caída y peregrinaje), la triplicidad del signo (cardinal, fijo y mutable), y por las características de la casa en que se encuentre: feliz o infeliz; y angular, sucedente o cadente.

8- Los efectos que produce un planeta sobre una persona, están determinados por su capacidad psíquica de recibirlo y de reaccionar ante él.

9- Cada planeta produce los mismos efectos, en las mismas condiciones, sobre una misma persona.

10- Las casas astrológicas se diferencian entre ellas por sus propiedades.

11- Los planetas se diferencian entre ellos por su naturaleza (benéfico o maléfico), y por sus propiedades (regencia, corregencia, etc.).

12- Los signos zodiacales se diferencian entre sí por su naturaleza (cuadruplicidad), y por las propiedades de su influencia (triplicidad).

13- Los diferentes aspectos de un mismo planeta difieren entre ellos por sus propiedades o por su potencia.

14- Las estrellas fijas no poseen la misma naturaleza ni las mismas propiedades.

15- Las actividades de los planetas se combinan sobre la psiquis de cada persona.

16- Un mismo planeta, actuando conjuntamente con un mismo signo zodiacal, provoca siempre los mismos efectos específicos, tanto sobre el plano físico como en el plano psíquico.

17- Dos planetas, por su naturaleza, no pueden producir cada uno los mismos efectos en el tema natal de una persona, ni por separado, ni en combinación.

18- Un mismo planeta, por sus aspectos, da lugar a diferentes efectos sobre un mismo asunto.

19- Ningún planeta, por su influencia (aspectos, naturaleza, posición, dignidad, etc. ) , produce los mismos efectos sobre asuntos diferentes, ni sobre los mismos asuntos.

20-Cuando un planeta está situado fuera del signo en que se domicilia, provoca efectos diferentes en la casa que ocupa y en las que él domina.

21- El significado de un planeta está dado por su efecto, (naturaleza, posición, dignidad, etc. ).

22- Todo planeta opera siempre conjuntamente con el signo zodiacal en el que se encuentra.

23- Cada signo zodiacal opera siempre bajo la dependencia de la naturaleza y la dignidad de su planeta regente, pero no siempre en función de la casa en que se encuentre este planeta.

24- Todo planeta obra siempre en dependencia de la naturaleza (benéfica o maléfica), y de la dignidad de su planeta dispositor. También él opera teniendo en cuenta la casa donde se encuentre el planeta dispositor, actuando además bajo la dependencia de su dispositor secundario (corregente).

25- Lo primero a definir en un planeta es su estado celeste, el cual regula la cualidad de sus efectos, en dependencia de la casa en que se halle. El estado celeste comprende invariablemente la naturaleza esencial del planeta, como elementos variables la naturaleza del signo zodiacal en el que se encuentra, la naturaleza y e1 estado de su dispositor, y la cualidad de los aspectos que él recibe. El estado terrestre de un planeta está dado por su posición en una casa astrológica.

26- Todo planeta, en estado celeste favorable, es considerado como benéfico en cualquier casa donde se encuentre. Sin embargo, Saturno y Marte producen efectos maléficos, aún en estado celeste favorable pero estando en casas funestas (6, 8 y 12 y parcialmente la 7).

Por el contrario todo planeta actúa como maléfico si está en estado celeste desfavorable, sin importar la casa en que se halle. Esto acentúa todavía más el poder maligno de planetas por naturaleza maléficos.

Cualquier planeta en estado celeste mediocre, tiende al promedio entre un benéfico y un maléfico.

La acción benéfica de planetas benéficos por naturaleza y por su estado celeste, se manifiesta por la producción del bien en casas felices, y por la supresión del mal en casas infelices. La acción maléfica de planetas maléficos por naturaleza y por su estado celeste, se expresa por la producción del mal en casas infelices y por la supresión del bien en casas felices.

27- En una carta natal, la determinación por posición de planetas, estrellas, cometas y signos zodiacales, está dada por:

- Sus dignidades (domicilio, exaltación, exilio, caída y peregrinaje). - Aspectos. - Antiscios. - Conexiones con otros planetas por dominación o regencia; y las dignidades, los aspectos y antiscios de estos.

Los elementos de determinación que encierra la conexión de un planeta con otro son:

a) La naturaleza y las analogías de este planeta. b) La determinación particular que caracteriza a éste en el tema en consideración.

Las analogías naturales de los planetas sólo representan una determinante general y no podrán constituir nada en particular. Sin embargo, cuando estas similitudes concuerdan con una determinación particular accidental, ellas las confirman. En el caso contrario, ni las invalidan ni las contrabalancean enteramente.

​​​​​​

28- El orden de potencia de las determinantes de un planeta es:

- Presencia corporal. - Regencia. - Aspectos.

29- Según el efecto de los planetas resultante de su determinación particular, hay 4 puntos a observar:

1) Puede realizar la determinación. 2) Puede impedir que se produzca la determinación. 3) Una vez realizada la determinación, destruirla nuevamente. 4) Hacer que su realización devenga para la persona una fuente de dicha o de desdicha.

30- La posición y/o regencia de un planeta en una casa, sólo designa una categoría de hechos que pueden tocar o no a la persona, pero por sí mismas ellas sólo anuncian la realización de los mismos. Su ejecución o no, depende de la naturaleza del planeta y de la casa en que se encuentra, además del estado celeste y casa en que se halla el dispositor. Estos mismos elementos deciden la cualidad y la naturaleza de los hechos a producirse.

31- Cuando una casa astrológica no está ocupada por ningún planeta, sus cualidades y su realización se juzgan por la naturaleza y el estado de su dispositor.

32- El Ascendente y el Medio Cielo, tienen una significación más fuerte que sus regentes con respecto a la constitución de la persona y la vida profesional. Si los regentes de estos signos están ausentes de las casas 1 y 10, los aspectos que les llegan al Ascendente y al Medio Cielo son más potentes que los que reciben sus regentes.

33- Cuando un solo planeta ocupa una casa astrológica, éste es quien decide sobre la realización o no de las cualidades y significados de esta casa, aunque su dispositor también participa.

34- Todo planeta que posea una naturaleza afín a la casa que ocupa o en la cual él rige, realizará los significados de esta casa en concordancia con su estado celeste. Si sus afinidades propias son contrarias al significado de la casa, esto impide su ejecución, o destruye lo que se ha producido, o se convierte en una fuente de infortunio.

35- Un planeta de naturaleza benéfica y en estado celeste favorable, que se encuentre en las casas 1, 2, 3, 4, 5, 9, 10 y 11, las cuales constituyen las casas felices, realizará las ventajas que significan estas casas.

36- Un planeta benéfico por naturaleza, situado en una casa feliz pero en exilio o caída, o afligido por malos aspectos, no efectúa las ventajas que significa esta casa, o dificulta y limita su realización, o hace emplear malos medios, o la vuelve poco durable e inútil.

37- Un planeta benéfico por naturaleza, pero en estado celeste mediocre (peregrino) y en casa feliz, presagia el significado de la casa con más certeza, que si él se halla mal dispuesto (exilio o caída). Pero esta realización es igualmente mediocre desde el punto de vista de cualidad, cantidad y duración.

38- Un planeta maléfico por naturaleza, en mal estado celeste y en casa feliz, no llevará a cabo las ventajas que significa esta casa. Sólo impedirá que ellas se produzcan. Si a pesar de todo, estas ventajas ocurren, él las convertirá en una fuente de infortunio.

39- Un planeta maléfico por naturaleza pero en estado celeste favorable, y en casa feliz, realizará el bien que significa esta casa. Ello a condición de no verse contrariado por los planetas que presenten una analogía con estas significaciones. Pero aún sin esta circunstancia, el planeta maléfico sólo puede producir las ventajas de modo imperfecto, o las adquiere por malos medios, o con dificultad, o agrega una desgracia luego que estas ventajas ocurran.

40- Un planeta maléfico por naturaleza en estado celeste mediocre (peregrino) y en casa feliz, ni da ni quita nada, solamente impide producir las cosas buenas, sobre todo si él es contrario a éstas por su naturaleza propia.

41- Un planeta benéfico por naturaleza y en estado celeste favorable, pero en casa infeliz (6, 8 y 12), suprime o suaviza los males que significan estas casas. Debe ser considerada como parcialmente infeliz la Casa 7, ya que ella representa lucha y enemistad.

42- Un planeta benéfico por naturaleza pero en mal estado celeste (exilio, caída, malos aspectos, etc. ), presente en las casas 8 ó 12, o siendo dispositor de una de ellas, y estando situado corporalmente en la otra casa (8 ó 12), no impedirá ni las enfermedades más peligrosas ni una muerte violenta.

43- Un planeta benéfico por naturaleza en estado celeste mediocre (peregrino), en las casas 8 ó 12, no causa ni suprime los sucesos infelices que se relacionan con ellas, sino que atenúa la cualidad y modera la extensión.

44 - Un planeta maléfico por naturaleza en estado celeste favorable pero en casa infeliz, no suprime los males que significa esta casa, sino que hace que el sujeto escape a ellos, o modera su intensidad. Sin embargo, para que ello sea así, es necesario que este estado celeste favorable comprenda buenos aspectos de planetas benéficos. Si el planeta maléfico está en domicilio o exaltación, su potencia maléfica se encontrará intensificada.

45- Un planeta maléfico por naturaleza en estado celeste desfavorable y en casa infeliz, favorece grandemente la realización de los males atribuidos a esta casa, los agrava y los hace concluir en decadencia o en degeneración, una infamia o una violencia cualquiera.

46- Un Planeta maléfico por naturaleza en estado celeste mediocre (peregrino) y en casa infeliz, no suprime los males que significan esta casa, sino más bien contribuye a su realización con sus dones. Si su estado celeste fuese malo (exilio, caída), estas desgracias serian mas graves.

47- Toda casa astrológica posee una significación esencial, más una significación accidental que se relaciona con la que le es opuesta. Un planeta benéfico por naturaleza, en estado celeste favorable y en casa infeliz, disminuye por sí mismo lo que ésta significa de malo; pero favorece lo que ella significa accidentalmente de bueno. Un planeta maléfico, cualquiera que sea su estado celeste, por su oposición anuncia siempre impedimentos en cuanto a las significaciones accidentales si ellas son felices; y realización, si ellas son malas.

48- Cuando un planeta dispone en la casa en la cual él está corporalmente situado, sus efectos adquieren mayor intensidad.

49- Cuando un planeta dispone en una casa distinta a la que él ocupa, las significaciones de estas dos casas se combinan. Sin embargo, de acuerdo con la regla 28, el resultado de esta combinación inclina más hacia las significaciones ligadas a la casa ocupada por el planeta.

50- Cuando un planeta se encuentra en conjunción u otro aspecto con otro planeta, puede sufrir las determinaciones análogas a ese otro, además de la determinación del dispositor de la casa en que se encuentra.

51- Los aspectos que recibe un planeta pueden ejercer sobre éste una determinación complementaria según la significación del planeta emisor, en virtud de la casa en que se encuentra o de su dominación en la carta natal (planeta más fuerte, regente del ascendente, angularidad, etc.).

52- Un planeta está bajo una dependencia más estrecha de su regente o dispositor, cuando él está en conjunción o en otro aspecto con él, y sobre todo si este aspecto es aplicativo.

Cuando un planeta está en mal estado celeste (exilio o caída) o en mal estado terrestre (casa infeliz), pero su regente o dispositor se halla en estado favorable, sus significaciones irán mal al comienzo pero tomarán más tarde un giro favorable, sobre todo si él se acerca (aplica) en un aspecto favorable con su regente o dispositor. Por el contrario, si el planeta está en estado favorable, pero su regente o dispositor está en estado desfavorable, el éxito o la bondad del comienzo se cambiarán en infortunio.

53- Las reglas de la 35 a la 47 y de la 49 a la 51 se aplican igualmente al dispositor de una casa astrológica.

54- Cuanto más planetas hay reunidos corporalmente en una casa (stellium), mayor será el presagio de ocurrir algo extraordinario relacionado con el significado de la casa.

55- Cuando varios planetas ocupan una misma casa, cada uno opera según su naturaleza y según sus otras determinaciones.

56- Cuando hay varios planetas en una casa, el orden de potencia de estos relacionado con las significaciones de la casa es el