Los tesoros de Plutón



Plutón encarna en la mitología como Hades, el dios del inframundo, lugar donde llegar los muertos. Allí debajo de la Tierra se esconden los tesoros más preciosos.

Metafóricamente el inframundo o mundo oculto simboliza nuestro inconsciente.

Los libros gnósticos dicen algo muy cierto a mi modo de ver : “si sacas a la Luz lo que está dentro tuyo, lo que saques te salvara. Si no sacas a La Luz lo que está dentro tuyo, lo que no saques te destruirá”

Carl G. Jung a su vez lo manifiesta a su forma: “lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma”.

En verdad esa es la esencia de la curación Plutoniana, extremadamente liberadora y transformadora: aceptar aquello que fue rechazado por la consciencia admitiendo que lo que es debe ser aceptado, generalmente impulsado por el amor propio o por la última oportunidad [...].


En la mitología, el Minotauro no se volvió un monstruo porque es su esencia, sino que fue su única posibilidad en la medida que fue rechazado y considerado como tal desde siempre. Luego fue ocultado en el laberinto.

De igual forma Oedipe no mató a su padre y se casó con su madre porque fue su voluntad consciente hacerlo. Al nacer fue rechazado por sus padres, el rey Layo y la reina Yocasta debido a una profecía del oráculo Tiresias que relataba cuál era su triste destino. Sus padres le hicieron un hueco en los pies para dejarlos colgado de un árbol dejándolo para que sea devorado por los animales. Fue adoptado y creció hasta que en su aventura y búsqueda inconsciente mató a su padre, sin saberlo ni que otros lo supieran, y el pueblo lo eligió en Tebas para casarse con la reina soltera Yocasta, su madre (este logró por llegar en héroe por haber logrado vencer más enigmas de la esfinge que aterrorizaba el pueblo).

Dicho de otra forma, el inconsciente de Edipo lo trajo de vuelta a su ciudad natal y a cumplir su destino. Él no era un monstruo, era un hombre justo y noble. Se volvió rey de Tebas hasta que una terrible peste arruinó la ciudad y en el intento de solucionar el problema se descubre la verdad ( y el descubre aquello que no sabía ) sobre su vida. Edipo había matado su padre, se había casado con su madre con la cual había tenido tres hijos. Al descubrir la verdad su madre y esposa se da la muerte colgándose. Edipo se pincha los ojos, se vuelve ciego y se exilia para siempre, apoyado por su hija Antigona.

Realmente el simbolismo es extremadamente abundante y la sabiduría detrás de la interpretación también.


Y creo que precisamente tiene que ver con Plutón, sus aspectos, sus tránsitos.


Plutón manifiesta lo que es. Lo que estuvo escondido, de forma voluntaria o involuntaria, consciente o inconsciente, volverá a surgir.


En una necesidad profunda de manifestar lo más auténtico, la esencia misma de lo que somos, debemos pasar por momentos de transformación y crisis que sean lo suficientemente poderosas para que todos los recursos del ser sean solicitados. Dicho de otra forma, necesito que todas las alarmas suenen al mismo tiempo para poder despertar. De mi capacidad de estar atento para actuar y liberar en el momento oportuno depende los eventos que tendré que vivir.


Todas esta información esta entregada por mi Plutón.


Es importante entenderlo porque precisamente se considera como la energía plutoniana como la que preserva, implota, que aguarda los secretos, que crea las discordias las más potentes y destructivas, los sentimientos de odio y rechazo los más complejos, los hábitos y las acciones más autodestructivo… pero todo aquello no esta siendo generado por Plutón, sino por nuestras condiciones culturales, nuestras creencias, nuestros condicionamientos, nuestros miedos…


De aquí que debemos considerar que la esencia de Plutón tiene todo que ver con la liberación, con la transformación, con la entrega de lo que fue preso, y que da un autentico proceso de renacimiento. Es la curación.


Se puede resumir en la frase conocida del maestro Jesús que mencionó que “la verdad te hará libre”.


Asumir la verdad de lo que soy, de lo que siento, de lo que pienso, en absoluta coherencia y honestidad es el verdadero camino de una vida muy profunda, de una felicidad durable y de una prosperidad integrada.


Plutón es liberación. Si consideramos que reprime y esconde, es por nuestra condición humana. Si integramos un alto nivel de sinceridad en nuestros niveles más profundos de conexión con nosotros mismos, entonces Plutón no nos será en absoluto maléfico, perjudicial ni problemático, pero se manifestará como una fuente inagotable de poder y luz, conectado con una humildad sostenible y sostenedora de un verdadero camino espiritual.

Los aspectos tensos que tiene Plutón en nuestra carta, y sus tránsitos y progresiones nos informarán conjuntamente en qué tipo de ámbitos y experiencias tendremos que conectar con estos significadores, en que parte de mi vida tendré que ir a confrontar un nivel de autenticidad mucho más profundo, a costo de lo que sea necesario para alcanzar aquel.