top of page

Júpiter - Urano 2024

 




Mañana Martes 19 de Marzo, 22h06 (hora Colombia) entramos en un nuevo ciclo planetario.


El Sol vuelve al punto vernal, el 0 grado de Aries e iniciamos una nueva vuelta. Nosotros humanos, a bordo de la nave Tierra, celebraremos lo que fue y lo que viene. Por lo que fue, difícil resumirlo en pocas palabras. Por lo que viene, sucede lo mismo. Por lo demás desde una mirada global, ya que entre lo que muestra la cortina y lo que hay detrás existen muchas ilusiones, pero a título individual es posible acercarnos a una interpretación. Próximamente tenemos eclipse lunar el 25 de marzo sobre el grado 05 de Aries, y una solar que le sigue en el grado 19 del mismo signo.


Por lo demás, mucho movimiento: una conjunción Urano-Júpiter muy esperada, una conjunción Marte - Saturno muy temida (sin motivo real), y mucho más viene.


Pero la pregunta, siempre es: ¿Como estas?


Porque en vida cada reto es una oportunidad de crecer. Cada nuevo amanecer, es un nuevo saludo a la vida, una nueva puerta que se abre, con millones de posibildiades de re-descubrirse, re-organizarse, re-definirse, de forma que la vida pueda seguir fluyendo y nosotros seguir con el ánimo de enriquecerla. Donde llegan los limites tenemos que voltear la torta. Es decir, donde llega Saturno no es el final, solamente la sensación de llegar a un final. Luego llega Urano y le da un salto. Quizás todo esto sea una introducción a la conjunción Júpiter-Urano que se avecina, y quizás a veces, (dice Júpiter-Urano) “pocas palabras dicen más que libros enteros”. Pero temprano o tarde, nos daremos cuenta de que puede suceder que no hay más que comprender, hay que dar un salto. Hay que atravesar este puente colgado entre dos orillas. Nos da miedo. Sabemos que tenemos que cruzar, sabemos que la forma anterior no nos enriquece más, solamente nos toca perderle el miedo a explorar el otro lado. Dicen los sabios, perdón, los ignorantes, que “mejor malo conocido que bueno por conocer”. Esto es un error. Esto lleva el programa de la vida al colapse y a la depresión. Júpiter-Urano es este impulso hacia adelante, sin razonamiento ni proceso subyacente. Júpiter-Urano es un momento para hacer lo que jamás se ha hecho para que se pueda descubrir aquello que nunca fue evidenciado. Desde lo personal, Júpiter-Urano es el movimiento de depositar su fe y su confianza en la vida misma, agradeciendo lo desconocido. Es recibir este maestro loco que aparentemente no sabe lo que hace, pero de seguro sigue un orden inexplicable.


Júpiter-Urano, por más que este en Tauro, desafía la gravedad y la razón, eleva una mirada excéntrica hacia el horizonte y rompe tus creencias, tus ideologías, tus ideas para que puedas avanzar. No te detalla, no te explica meticulosamente el porqué de las cosas, sencillamente te coge de la mano con una sonrisa que te da confianza y salta contigo.


Todos tenemos prioridades en la vida, y Júpiter-Urano te va a permitir redefinir estas prioridades para que vuelvas a recuperar energía dándole forma a algo nuevo. De esto se trata. Ojo, no se trata de enloquecerse y hacer cualquier cosa que no tenga sentido, esto no es Júpiter-Urano. Es tomar el impulso de seguir un nuevo sentido que me corresponde. No es desordenarlo todo, entrar en caos, romper las estructuras preexistentes por el gusto de hacerlo, sino aceptar las limitaciones de los pasos anteriores para poder experimentar otras dimensiones del ser. Para esto hay que ir hacia lo nuevo, y lo desconocido a veces genera miedo.


Este es un salto cuántico. Un acto de valor. Un riesgo de avanzar y de aventurar, para generar una nueva comprensión, una nueva expansión, una nueva creatividad.

En el grado sabiano de esta conjunción partil leemos: “Una paloma blanca vuela encima de un lago agitado por la Tempestad”. Es una bella señal de esperanza, no hay duda al respecto. Esta paloma tenemos que buscarla por dentro nuestro.

Ahora, ¿en que dimensión de tu vida vas a experimentarlo? Esto depende de ti y de tu carta.


Existen muchas formas de leer este aspecto que sucede cada 14 años. Esta vez cae el 21 de Abril en el grado 21·50 de Tauro.


Primero, debes mirar en que parte de tu carta ocurre, en que casa, y que aspectos a otros planetas o cúspides apunta la conjunción partil.

Este lugar se vera “impregnado” de todo el significado de la conjunción, siendo de forma resumida y reduccionista un “activador sin control remoto” de aquello que aspecta.


Por ejemplo, si aspecta al Sol, esta conjunción va a manifestarse en el ámbito de la personalidad, la individualidad, la confianza, invitando a la renovación. Dependiendo de lo armónico o tenso del aspecto encontraremos precisión en la interpretación que tenemos que darle.


Por ejemplo, todos los nacidos entre el 06 y el 16 de los meses de Mayo, Agosto, Noviembre, y Febrero encontrarán esta conjunción Júpiter-Urano haciéndole aspecto de fuerte tensión al Sol.


En nuestra clase 07 del modulo 06 del diplomado en Astrología, hacemos una breve descripción de lo que puede generar un tránsito de Urano al Sol. Esto puede aplicar:

“Aspecto de suma importancia. Fuerza de renovación del yo. Situaciones de cambio repentino que pueden ser provocadas o no deseadas. Es común que se retiren las excusas más presentes que impiden que uno vaya en pro de sus ideales, por ejemplo la partida de un esposo(a), la venta de una casa, o en términos generales la muerte de la vaca (ver clase).
Urano sobre el Sol puede, dependiendo de las resistencias, ir estimulando un máximo la necesidad de renovación para que uno se vaya liberando de toda atadura (la cual pueden ser muchas), y para que uno vaya progresando hacia un yo más creativo. Desde luego, si el ser no es consciente y dispuesto a escucharse vamos a tener un periodo muy complejo donde se ira proyectando en el afuera, a través de relaciones, contactos, vínculos, y todo dependiendo el donde se expresa el Sol, todo tipo de criticas y de inquietudes que pueden llevar a estado de mucha ansiedad y nerviosismo. Urano trabaja y opera inevitablemente sobre la Luna, ya que al sentir la presencia de lo impredecible, se genera mucha inseguridad por lo que la persona puede ponerse muy Saturnina, muy controladora. En todo caso, estrés, nerviosismo, momento donde se decide rápidamente, sin mucha reflexión, permitiendo que se "despejen" y "abran" los caminos, aunque muchas veces puede resultar muy complejo. Es muy bueno abrirse en este momento a los cambios de rutina, de costumbres, y hacer espacio a la llegada de lo nuevo.
Un tránsito de Urano sobre o en aspecto duro al Sol va a "acelerar el tiempo", haciendo que el Sol reciba una "descarga tecnológica". Dicho de forma más Saturnina, hay una actualización del sistema del ser que opera durante este tránsito y por lo tanto ciertos programas se tienen que ir, y otros van a actualizarse, pocos permanecerán igual. Al Astrologx la tarea de observar y analizar que programas se tienen que mudar, o tienen que mutar : relación de pareja o complemento, algunas relaciones amicales, o familiares [...].
Es perfectamente posible que el transito de Urano con el Sol también genere una sensación de "despiste absoluto". En estos momentos es como si entraríamos en el triangulo de la bermudas donde las brújulas se ponen locas y no logramos orientarnos, pero también es muy posible que recibamos intuiciones repentinas que nos pueden ir guiando por el camino.
Si consideramos el camino de vida como una navegación, pues este transito hace que los vientos sean impredecibles y muy difíciles de manejar por lo que es al instinto y la intuición que hay que ir confiando.
El yo entra en cortocircuito, y le pueden ocurrir a una persona desde las locuras más insensatas hasta las ideas más brillantes. Es posible que durante el periodo de transito se tenga algunas perdidas de memoria aunque es más frecuente en un transito de Urano con la Luna.
En todo caso, es un momento donde se abren todas las posibilidades y fácilmente uno puede sentirse completamente desorientado. Conviene entender que en este periodo se irán manifestando todas las partes de uno, y sus respectivas extensiones (relaciones, pertenencias, labores etc.), que ya no le corresponde a uno. Dicho de otra forma, los vientos se llevarán todas las pertenencias "livianas" que no están realmente enraizadas en el Yo, es decir en el centro de uno, el ser real, cuya identificación esta en mutación. O uno puede tratar de agarrar todo de la mano, actuando desde el apego y el miedo a la perdida, o uno puede dejar ir, aceptando y agradeciendo que algunas cosas tengan que partir para que otras puedan llegar.
Tal es un tipo de vivencia propia de un tránsito de Urano sobre el Sol.
Es mucho más fácil explicarlo con palabras que vivirlo, pues realmente en estado de ignorancia la persona que vive intensamente este tránsito puede fácilmente llevarlo a uno a la deriva y la perdida de todo sentido, y aunque resulte siendo temporal, del estado de vivencia del tránsito dependerá la forma en que se vuelva a estructurar el Yo, la identidad y la personalidad que permanece en movimiento.
Posibilidades de optimización : viaje sabático, situación de máxima creatividad (salto en paracaídas, parapente, sueño cumpliéndose), cambio de orientación profesional, toma de decisión apropiada hacia la renovación...
Consejos : no pensar demasiado sino abrirse a la creatividad del ser. Apartar las inseguridades y los miedos al cambio. No tratar ni de controlar, ni de enloquecerse. “

 

Si esta fuera una descripción valida, habría que contextualizarla más específicamente en relación con la conjunción Júpiter-Urano, y no un simple tránsito de Urano. Ahora esto se tiene que hacer de forma personalizada dependiendo cada carta natal en particular.

Básicamente el efecto de esta conjunción se balancea de forma fluida o compleja dependiendo de sus aspectos a la CN. En el primer caso, aporta de forma fluida lo que hemos descrito. En el segundo caso, puede “electrocutar” al planeta aspectado.



Hay mucho por decir y reflexionar, y aún más por experimentar.


Buen camino, y bello año esotérico 2024.

Comments


bottom of page